miércoles, 25 de junio de 2014

El señor Ruiz e l’invenzione del futuro

Artículo traducido de Andrea Fani en la Gazzeta dello Sport


Lo que es de Pep es de Pep. El resto de Laureano. El hombre que revolucionó la filosofía de Barcelona llegó de Cantabria. Hablaba poco, pero pensó mucho. Dirigía a un equipo de niños derrotados por un equipo patrocinado por una marca de cerveza. En un partido en Barcelona les metieron 9 goles. En el año 1972 el presidente de los blaugranas, Agustí Montal, estaba furioso: "Derrotado por unos vendedores de cerveza.". Le sentó muy mal.

Y se lo llevó a él, a Laureano Ruiz, nacido en 1937. Había jugado hasta los 28 años, con el Racing de Santander y en Torrelavega, pero era entrenador desde la cuna. En la cabeza. El primer día en Barcelona, ​​le dijo al señor Agustí Montal: "Yo no formo atletas. Instruyo a los jugadores. De cada mil que vienen aquí,  quedará un campeón. Para el resto, al menos quedará la formación".

Y luego: "Formé dos equipos. Uno con jugadores de 18 años de edad y otro con chavales de 15 años que sabían cómo pasar la pelota. De 10 partidos, los jóvenes de 15 años sólo perderán uno. Tal vez ". Así nació el tiqui-taca. Técnica, técnica y más técnica. Antes que Cruiyff. Antes que Pep.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada